Pensando la autoridad y la subordinación en Chile

Un clásico para comprender el autoritarismo, ampliamente citado, es la mirada de José Medina Echeverría sobre la institución hacendal, Descargar: Consideraciones sociológicas sobre el desarrollo económico de América Latina: Cepal (1963)

captura-de-pantalla-2016-11-04-a-las-13-30-10

 

captura-de-pantalla-2016-11-04-a-las-16-47-20Jose Bengoa. Historia social de la agricultura chilena. El poder y la subordinación. Tomo I. 1988.

captura-de-pantalla-2016-11-04-a-las-16-48-45Jose Bengoa. La comunidad perdida. 1996.

Kathya Araujo retoma este análisis para dar cuenta de una de las vertientes interpretativas sobre el autoritarismo en la sociedad chilena en el Miedo a los subordinados: Una teoría de la autoridad. LOM. 2016.

araujo-miedo

 

Hacia una Sociología del sufrimiento

Thomas Scheff. Professor Emeritus of Sociology at the University of California

Un gato experto en sufrimiento y Thomas Scheff. Professor Emeritus of Sociology at the University of California

“..la renovacion de la psicopatologia del trabajo consistio en desplazar el centro de la investigacion desde las enfermedades mentales hacia el sufrimiento, concebido como un estado situado mas alla de la descompensacion y de la patologia…El sufrimiento designa entonces, en una primera aproximación, al campo que separa la enfermedad de la salud…cuando la relación hombre-organización de trabajo se bloquea comienza el dominio del sufrimiento y de la lucha contra ese sufrimiento”. Dejours, C. Psicopatología del Trabajo. 2012.

 

Apuntes para levantar una perspectiva.

captura-de-pantalla-2016-11-01-a-las-16-39-34Para Iain Wilkinson “La sociología siempre se ocupa de las causas y consecuencias del sufrimiento humano de una forma u otra, sin embargo no hay sociología del sufrimiento per se. Este libro está escrito con el entendimiento de que si la sociología no se ocupa de lo que el sufrimiento hace a la gente, entonces se queda con una cuenta severamente disminuida de la experiencia humana. Wilkinson sostiene que una respuesta sociológica al sufrimiento debe enfrentar las preguntas más inquietantes de significado y moralidad. Sostiene que la aparente “falta de sentido” del sufrimiento tiene el poder de transformar dramáticamente las formas en que nos relacionamos con la sociedad y con nosotros mismos. El libro explora algunas de las formas en que nuestra sensibilidad hacia este “problema del sufrimiento” está relacionada con una nueva “política de compasión” en las sociedades modernas”. Suffering. A sociological introduction. . 2004.

1. El problema del sufrimiento para la sociología en “De la sociología del riesgo a la sociología crítica del sufrimiento”. Iain Wilkinson, From the Sociology of Risk to a Critical Sociology of Suffering University of Kent (Draft paper for presentation at the conference of the SCARR Network, January 28th – 29th 2005 –) Traducción propia.

Wilkinson-From the sociology of risk to a critical sociology of suffering

Puede ser que el sufrimiento humano sea una inspiración primaria para casi todas las obras de la sociología. Donde cada parte de nuestra experiencia de la vida puede ser enmarcada como un tema de preocupación sociológica, entonces la mayoría de las veces, esto se lleva a cabo con un enfoque en las formas en que las personas se hacen socialmente vulnerables a alguna forma de injusticia, lesiones y daños. A través de la sociología, se expone a la sociedad moderna como compuesta de individuos que se les niega una existencia digna, comunidades que se desintegran bajo la fuerza corrosiva del rápido cambio social y grandes sectores de la población con ninguna esperanza de cumplir su potencial humano mientras permanezcan excluidos de la riqueza y las oportunidades de unos pocos privilegiados. El tenor del discurso sociológico siempre ha estado más en sintonía con la miseria de la condición humana que con sus ocasiones de alegría. Sin embargo, si bien el sufrimiento humano inspira el trabajo de la sociología, no existe una larga tradición de debate sociológico sobre el “sufrimiento humano” per se. Al menos por el momento, es improbable que la «sociología del sufrimiento» sea reconocida como un campo de estudio distintivo. Si bien el carácter existencial del sufrimiento humano se identifica fácilmente como una preocupación urgente por la filosofía, la teología, las artes y la ciencia médica, es poco probable que se enmarque como materia que necesita atención sociológica.renault-souffrance kleinman-social-suffering

Puede haber algunas buenas razones para esto. La mayoría de los sociólogos pueden considerar acertadamente que el concepto de «sufrimiento» es tan amplio en sus términos de referencia y, por tanto, tan abierto a la interpretación cultural, que no tiene valor como categoría de análisis «científico». Serían preferibles términos como «alienación», «anomia» y «conciencia de riesgo», que tienden a omitir la referencia directa al «sufrimiento humano» de su trabajo. Además de esto, algunos podrían argumentar que como cuestión de principio ético debemos resistir la tentación de llevar la atención sociológica a los detalles de la experiencia personalmente violatoria, con el argumento de que el lenguaje de la ciencia social está obligado a trivializar el ” significado humano” del sufrimiento a un punto que es moralmente objetable (Frank 2001, Steiner 1966). En consecuencia, se puede considerar que no sólo se trata de una preocupación por la precisión analítica, sino también, como cuestión de principio ético, que hasta la fecha la mayoría de los sociólogos no se ha aventurado a hablar del “sufrimiento humano” Objeto de investigación en sus propios términos.

Sin embargo, algunos han cuestionado estos puntos de vista. Por ejemplo, Alvin Gouldner ha argumentado que la omisión de la categoría de “sufrimiento” de la teoría social y la ausencia de una agenda bien desarrollada de investigación sociológica sobre este tema es más un resultado de las formas “desapasionadas” con que la mayoría de los sociólogos realizan su trabajo. En lo que respecta a Gouldner, el mayor peligro aquí es que al no dedicar atención a la realidad vivida del sufrimiento humano, la sociología “científica” corre el riesgo de convertirse en moralmente sospechosa e intelectualmente atrofiada. Sostiene que distanciándose del lenguaje del sufrimiento, la sociología se deja abierta a la acusación de que muestra tanto un despreocupado desprecio por la humanidad como una ignorancia de la experiencia social de la modernidad (Gouldner, 1968).

Del mismo modo, Veena Das (1997) y Pierre Bourdieu (1999) plantean la inquietante sugerencia de que los sociólogos están demasiado dispuestos a ignorar, marginar e incluso a “silenciar”, a fin de que su trabajo resuene con un lenguaje de “autoridad experta”, la voz genuina de las personas que experimentan extremos de violencia, privaciones materiales y trastornos sociales. Siguiendo a Gouldner, estos escritores argumentan que al no dedicar atención explícita a la realidad vivida del sufrimiento humano, los sociólogos se arriesgan a encontrarse aliados a los intereses de aquellos cuyas posiciones de poder y privilegio se mantienen a costa de hacer violencia a numerosas poblaciones, y también, se volverían conceptualmente ciegos a una experiencia de la humanidad que es vital para entender el carácter social de los tiempos modernos. (en desarrollo)

Veena Das

Veena Das. Profesora de Antropología en la Johns Hopkins University

2. Frontera sociológica.

“Mi afirmación en este artículo es que la doble relevancia del sufrimiento social está dando una nueva relevancia a esta idea de la teoría crítica. Permítanme esbozar brevemente mi argumento. El punto de partida es que los programas de investigación sociológica, psico-sociológica y antropológica dedicados al sufrimiento social cuestionan claramente las fronteras disciplinarias: plantean cuestiones que la sociología, la psicología o la antropología no pueden abordar. En otras palabras, la cuestión del sufrimiento social muestra que las ciencias humanas a veces no pueden decir la verdad acerca de lo que uno experimenta en la experiencia social. Este problema es teórico ya que trata de la naturaleza misma de la experiencia social”. Renault, E. A Critical Theory of social suffering. Critical Horizons. 2010

Parafraseando a Le Breton decimos que “las sociologías nacen en las zonas de ruptura, de turbulencia, de desorientación respecto de los puntos de referencia, de confusiones…”(1), por ello en este proyecto se apuesta a una entrada propiamente fenomenológica, que de alguna manera, es aportada por las ciencias ligadas a la salud mental: en las prácticas terapéuticas de la psicología y la psiquiatría. Tal búsqueda no resulta del todo novedosa, pues tenemos el trabajo de Bastide quien recoge el concepto de psiquiatría social como una forma de ampliar las fronteras disciplinares (2) y que como tradición, ha sido retomada por la Sociología Clínica (3) y la Sociología de las Emociones. En ese marco, este proyecto apunta a integrar perspectivas que provienen de diferentes disciplinas que discuten e interpelan a la sociología en los espacios en que ésta podría tener mucho que decir.

scheffEsta reflexión implica volver a concebir objetos como la emoción para discutir su lugar marginal en la sociología, ese estatuto residual en el que fue colocado como es patente en Weber respecto a la acción afectiva.kemper

Tal estatuto en la historia de la sociología puede pensarse como un olvido, cuestión que es resituada por tres pioneros de la sociología de la emociones (Thomas J. Scheff, Arlie R. Hochschild y Theodore D. Kemper) que permite entender a esta como una perspectiva fructífera que entre otros ámbitos, ha investigado la Vergüenza y el Orgullo (4).russell-hochschild

Sigue leyendo

La relación Suicidio y Trabajo en IX Congreso de Sociología de Talca

captura-de-pantalla-2016-10-13-a-las-12-39-37Descargar ppt: Suicidio-y-trabajo-congreso-talca-13-de-octubre-2016. PDF.

La presente ponencia tiene como objetivo discutir la relación suicidio y trabajo en Chile, a partir de los antecedentes estadísticos, teórico-clínicos y legales que existen sobre el tema en la actualidad. En diferentes países, dentro de los cuales se cuenta Japón y Francia, desde la década del 90 se conoce de casuística y antecedentes sobre episodios de suicidios en los espacios de trabajo; sin embargo, el suicidio en los lugares de trabajo constituye un fenómeno social y sanitario desconocido hasta ahora en Chile. Desde esta perspectiva, surge la propuesta de conocer qué sistemas de vigilancia existen en Chile sobre el tema y cuáles son las posibilidades de pensar este fenómeno como un problema de salud pública asociado al mundo del trabajo. ¿Qué papel juega el mundo del trabajo como factor desencadenante del suicidio?, ¿Son los sistemas de vigilancia existentes en Chile adecuados para pensar el suicidio y el trabajo? ¿Existen sistemas de registro pertinentes que permitan abordar esta relación desde lo empírico?. La perspectiva sociológica aparece del todo necesaria para pensar la relación suicidio y trabajo, en tanto se trata de eventos con desenlace fatal que suelen ser psicologizados remitiendo su explicación y comprensión a causas puramente individuales. Si bien el sufrimiento puede ser identificado como un padecer particular, ello no implica necesariamente una perspectiva psicologizante para la comprensión del fenómeno.

Suicidio y Trabajo: Desafíos para la investigación estadística, teórico-clínica y jurídica, publicado en la revista Sulamericana de Psicología (Brasil), V4, Nº1. Julio de 2016. Escrito en conjunto con Ximena Zabala, Psicóloga, Doctora en Psicoanálisis y Prácticas Sociales, Laboratorio FRE 2788 (CNRS) y Universidad de París VII (Francia) y Nicolás Canales Psicólogo. Magíster en Psicología Clínica de la Universidad de Chile, coordinador del Programa de Riesgos Psicosociales en el Trabajo en la Unidad de Salud del Trabajador del Servicio de Salud Metropolitano Central.

Geografías emocionales y trayectorias de movilidad. A propósito de las Neurosis de Clase (De Gaulejac)

Geografías emocionales y trayectorias de movilidad. Dos textos sugeridos para pensar estas cuestiones.

Insertarse en un campo de investigación que reclama a la vivencia y la trayectoria de vida como fuente para pensar fenómenos sociales, exige reflexiones de diverso orden y complejidad. Uno de los tantos elementos para la discusión lo aporta Bondi al exponer su propia experiencia de investigación. La académica de la Universidad de Edimburgo genera una reflexión que recurriendo al psicoanálisis explora las relaciones de transferencia y contratransferencia como fuente de saber y teorización. Se trata de un aporte que permite pensar la cuestión de la interpretación: ¿Cómo es posible saber cómo se siente otra persona?, recorriendo esa pregunta transita por el fenómeno de la empatía y la identificación, distinguiendo y señalando una tercera posición, esa en que es posible la reflexividad:

“I have argued for a conceptualisation of empathy that draws on the psychoanalytic concept of a “third position” through which an awareness of alterity is retained alongside the emotional insights afforded by unconscious processes of identification. This sense of alterity keeps to the fore limits of understanding”.

En particular, citando una actividad propia de investigación, Bondi instala preguntas del todo interesantes acerca de la somatización en quien escucha (resonancia corporal diríamos), esto es, indagar acerca de cómo los efectos inconscientes que se registran somáticamente a veces interrumpen o propician la propia capacidad de pensar.

Liz Bondi de la Universidad de Edimburgo, Escocia, señala que el campo de las geografías emocionales plantea cuestiones metodológicas difíciles sobre cómo los investigadores producen conocimiento acerca de los sentimientos de los demás.  Understanding feelings: Engaging with unconscious communication and embodied knowledge. 11 págs. DESCARGAR: Bondi, Liz (2014). Understanding feelings.  El articulo muestra cómo las ideas psicoanalíticas acerca de la comunicación inconsciente se pueden utilizar para ayudar a dar sentido a las dimensiones emocionales de las entrevistas de investigación y las narrativas que generan. Se presenta la idea de la “receptividad inconsciente”, que conecta con la construcción de la confianza y el concepto de relación. Bondi muestra cómo el embodied (cuerpo encarnado), así como la respuesta afectiva durante y después de la entrevista da pistas para la comprensión de las dimensiones emocionales de la narrativa del entrevistado. Este análisis contribuye a los debates metodológicos sobre la investigación de las geografías emocionales y en la discusión de los usos metodológicos del psicoanálisis en la investigación social. En lugar de interpretar metodologías psicoanalíticas como altamente especializadas e intrínsecamente diferentes a la práctica de investigación cualitativa genérica, trata de ilustrar su potencial en relación con formas críticas de reflexividad bien en sintonía con la comprensión sentida de experiencia.

Por otra parte, bien cabe hacer un vínculo con el trabajo especifico que Sam Friedman, utilizando entrevistas, explora en el ámbito de la movilidad social y el sufrimiento. La cuestión es, me parece, del todo pertinente para la discusión respecto a como los procesos de investigación en el ámbito de la vivencia plantean dificultades sobre lo que puede ser pensado y narrado (y la tarea del investigador allí, in situ). Sobretodo en ámbitos temáticos en donde hay una subjetividad en plena producción: “No he hablado de esto antes”.  Por ello, dicho en lenguaje psicoanalítico el análisis de la transferencia, con todo lo que ello pueda implicar en términos de dispositivos (supervisión, interanálisis, etc, como tareas del investigador) Ver: c-edward-watkins-jr-derek-l-milne-the-wiley-international-handbook-of-clinical-supervision-wiley-blackwell-2014, se hace necesario para atender a los diferentes registros y voces que pueden emerger en una conversación. Respecto a esto último, Bondi ofrece una buena referencia recurriendo a P Casement acerca de las intervenciones del entrevistador: “aquí y ahora”, el “allí y entonces” como historia de los patrones del analizado y el “allí y ahora” como la vida fuera del entorno de la entrevista.

“.. a “full” transference interpretation brings together three elements, namely the “here and now” relationship between clinician and analysand, the “there and then” history of the analysand’s patterns of relating and “there and now” concerns in the analysand’s life outside the clinical setting”.

Con todo, Bondi advierte sobre el riesgo de confusión al mezclar la dimensión terapéutica con lo propio de la investigación cualitativa. Con este marco de fondo resulta interesante pensar el trabajo de Friedman en lo que posee de hallazgo respecto a las huellas de sufrimiento que portan las personas que han transitado grandes distancias en el espacio social, se trata por tanto de un registro vivencial particular de la movilidad social que podría conectarse con lo que Gaulejac denomina “Neurosis de Clase“.   

Sam Friedman Assistant Professor in Sociology de la LSE de Londres plantea el estudio del Habitus clive  (habitus dividido) y las huellas emocionales de la movilidad social. “Habitus clive and the emotional imprint of social mobility”. 44 págs. DESCARGAR: Friedman, Sam. Habitus-clive_2016. Sobre la base de 39 entrevistas de trayectorias en ascenso extraídas del proyecto UK Cultural Capital and Social Exclusion Project (CCSE), este trabajo examina cómo impacta la movilidad en la vida psíquica y emocional del individuo. Más específicamente, se examina cómo la movilidad influye en las relaciones sociales, familiares e íntimas, así como la coherencia ontológica del ser. El concepto de Habitus Clive, se argumenta, ayuda a explicar cómo el arrastre (emotional pull) emocional de lealtades de clase puede enredar a los sujetos en las afinidades del pasado, y por qué – a pesar de la retórica política que prevalece – la movilidad ascendente puede seguir siendo un estado que no todo el mundo aspira de manera inequívoca. La “cuestión de la durabilidad de la habitus es probablemente el” mayor desafío frente al concepto. Tal vez la razón principal de esto es que rara vez  Bourdieu se involucra empíricamente con las condiciones exactas en las que es probable que se alteren, se ajuste y/o se interrumpa el habitus. Este artículo, dice el autor, está destinado a empezar a llenar este vacío empírico mediante el examen del habitus través del lente de la movilidad ascendente. Los datos revelan que la mutabilidad de habitus es fuertemente dependiente de la trayectoria de movilidad de una persona. La trayectoria no se refiere sólo al rango de movilidad ascendente, sino también a la velocidad y dirección de movimiento a través del espacio social, así como la combinación particular en una persona en relación a la clase, género y etnicidad. Mientras que los habitus que viajan a velocidades lentas, que cubren distancias cortas, y se desplazan hacia el cuadrante económicamente dominante del espacio social eran más propensos a promulgar improvisaciones psicológicamente lisas (psychologically smooth improvisations) tales trayectorias representaban una minoría clara entre mis entrevistados. En contraste, la mayoría tenía la movilidad experimentada como un paseo lleno de baches y claramente no lineal llena de momentos bruscos de histéresis. Entre los 10 entrevistados de  movilidad de largo alcance hacia arriba – el grupo más celebrado en la retórica política que prevalece – la movilidad había sido particularmente difícil. De hecho, la mayoría de estos individuos parecía poseer el mismo habitus fisura (cleft) tan vívidamente autodiagnosticada por Bourdieu en el período previo a su conferencia inaugural. En la mirada hacia arriba en el espacio social habitualmente se enfrentaron los sentimientos de inseguridad e inferioridad, y hacia abajo invariablemente se reunieron sentimientos de culpa, alejamiento y abandono. La movilidad, trajo consigo una serie de lesiones emocionales ocultas. Esto no quiere decir, señala Friedman, como algunos literatura previa ha sugerido (Stacey, 1967), que estos individuos eran gente infeliz o que sufran de trastornos psicológicos.  La mayoría de los entrevistados parecían estar luchando contra esta multitud de emociones valientemente probablemente ‘con éxito’.  La interpretación de este acto de malabarismo sería constitutivo de lo que Abrahams e Ingram (2013) denominó un “habitus camaleón ‘, esta capacidad de estar entre dos mundos “había dotado a muchos de los encuestados de una capacidad única para la reflexividad y el autoanálisis (Bourdieu et al, 1999: 511).

Esta información es más útil aún para ilustrar la profunda huella psicológica de la movilidad social. Ya sea gestionado con éxito o no, la conciliación de una gran variedad de emociones difíciles exige claramente una cantidad agotadora de trabajo mental, una carga que sólo se intensifica por el hecho de que esto era en gran medida una tarea solitaria. De hecho, se observó en las entrevistas, en muchos aspectos, un ejercicio algo catártico, poniendo de relieve muchos pensamientos y emociones que nunca habían expresado antes.

Sociológicamente, estos resultados tienen implicaciones en dos áreas principales. En primer lugar, para los que trabajan con la teoría bourdieusiana, el artículo pone de relieve los puntos fuertes y las limitaciones del pensamiento con el concepto de habitus. A pesar de los que han argumentado que la movilidad social se mantuvo en un área bastante undertheorised del análisis de Bourdieu (Lawler, 1997; Bennett, 2007) las narrativas descritas aquí demuestran cómo el habitus  puede ser útil como una herramienta teórica para ayudar a desmenuzar (unpick) diferentes iteraciones de la experiencia de movilidad.

En segundo lugar, los resultados muestran que en una carrera por afirmar un compromiso normativo con el aumento de la movilidad social, los políticos británicos e incluso algunos sociólogos, parecen haber pasado por alto las complejidades de la experiencia de movilidad. Aquí el análisis cualitativo profundo de Friedman revela que la movilidad ascendente no siempre puede ser tan francamente ‘beneficiosa’, sobre todo a un nivel individual, subjetivo. En efecto, examinada desde la lente del bienestar emocional y no sólo el logro simplemente económico o laboral, el “éxito” de la movilidad es incierto. Si bien la experiencia contemporánea de la movilidad ascendente implica beneficios indiscutibles en el capital económico y condición social, estos beneficios vienen a menudo con un precio psicológico considerable.

Síntesis:

Para la cuestión que nos atañe como interés: los asuntos metodológicos acerca de como se presenta el sufrimiento en una situación de entrevista y el lugar que el embodied (cuerpo encarnado) ocupa como fuente de conocimiento, el psicoanalisis ofrece un buen referente que puede sintetizarse, desde la mirada Bondi, en las posibilidades que ofrece el análisis de la transferencia y la contratransferencia, incluyendo el registro somático. Esto adquiere una relevancia particular en aquellos fenómenos de “frontera” que requieren tanto de un mirada sociológica como psicológica, o dicho en otros términos, de un enfoque transdicisplinar. El estudio de las vivencias y de las emociones posee ese carácter sobretodo si tal intersección (entre lo biográfico y social) se instala dentro de las grandes temáticas desarrolladas históricamente por la sociología como lo son las clases sociales y la movilidad social.

Estado del arte subjetividad y trabajo en Chile

La investigación del mundo del trabajo en Chile desde una perspectiva psicosocial ha implicado generar un conjunto de reflexiones teóricas y metodológicas. En este plano son de destacar los estudios de Vicente Sisto de la Universidad Católica de Valparaiso y Antonio Stecher de la Universidad Diego Portales. A continuación algunas de estas producciones:

1. Sisto-2008-haciendose-a-uno-mismoa-diferencias-en-las-narrativas-identitarias-de-profesionales-adultos-jovenes. 5 págs.  A partir de entrevistas a 32 profesionales adultos-jóvenes con vinculación laboral flexible, provenientes de familias de diverso nivel socioeconómico, se analizaron las construcciones de identidad laboral. El sujeto emprendedor no aferrado a nada resulta ser la principal figura de sí construida en los diferentes relatos; pero los recursos utilizados difieren significativamente. Así, los sujetos provenientes de familias de nivel socioeconómico bajo y medio bajo, se narran como parte de una ‘historia de esfuerzo’ familiar, justificando su ser emprendedor como resultado de ello; a diferencia de los otros donde la familia tiende a quedar invisivilizada, centrándose en relatos acerca de la propia historia individual.

2. Sisto-2008-narrandose-en-la-flexibilidad. 22 pags. La investigacion que aqui se presenta asume una perspectiva narrativa discursiva, con el fin de abordar los relatos identitarios como formas de accion que nos posicionan como actores sociales. Desde esta perspectiva, se aborda la emergencia de nuevas formas de identidad bajo este orden laboral. Para ello nos hemos centrado en adultos jovenes profesionales, considera- dos como los mejor posicionados para integrarse socialmente en este nuevo orden laboral. Mediante analisis del discurso, fueron analizadas 32 entrevistas. tal como se apreciara?, la figura del em- prendedor libre elector, autor de su propia trayectoria, constituye el eje que estructura las narrativas, coincidiendo con algunos estudios sociologicos.

3. Sisto-2009-cambios-en-el-trabajo-identidad e inclusión social en Chile. trabajador-portafolio  25 pags. Este articulo aborda los actuales cambios en el trabajo, donde la flexibilizacion laboral se ha instaurado como norma en los procesos de vinculacion laboral incluso en Chile, haciendo al individuo responsable de su propia inclusion social a traves de la gestion de su propia empleabilidad. Considerando al trabajo como uno de los principales mecanismos de integracion social, a traves de este articulo se argumenta que estos cambios deben ser estudiados no solo desde el eje de la exclusion social sino que tambien atendiendo a que inclusion social a que sociedad se esta produciendo a traves de este nuevo trabajo. La identidad emerge como un tema esencial en este desafio para las ciencias sociales. Sigue leyendo

Simposio TAS 2016: Trabajo, Actividad y Subjetividad – Sociología Clínica.

2016-09-02 10.54.48Entre el 1 y 2 septiembre de 2016 se realizó el Simposio TAS (Trabajo, Actividad y Subjetividad) y el Primer Coloquio de Sociología Clínica en la Universidad de Córdoba Argentina. Aquí el Programa: TAS_Programa-2016 1 y 2 Sept. 

Se trató de un muy buen encuentro, que disfrutamos al máximo con mis compañeros tripalistas: Marcelo Balboa, Patricia Guerrero, Camila Ovalle y Pablo Zuleta, con quienes presentamos una mesa sobre nuestras experiencias de investigación.2016-09-02 12.18.04

Nos vamos con varias pistas para seguir pensando el trabajo y la salud mental. Por mi parte, dándole vuelta a la neurosis de clase: cómo y qué hay en la sociedad chilena a propósito del inmenso clasismo y cómo se vive en la propia biografía y en la historia colectiva. Como tarea, nos queda seguir pensando las cuestiones teóricas planteadas por Dominique Lhullier a propósito de la Clínica de la Actividad, la necesidad de integrar enfoques en la propuesta de Jacques Rheaume, y proyectar los encuentros con muchos colegas de la Sociología Clínica gracias al gran aporte y calidez de Ana CorreaAna Maria Araujo, entre muchas otras académicas e investigadores. Mención especial al notable equipo de la Universidad de Córdoba (Melisa y muchas personas más, gracias por los mates Alejandrina! y amigas). Vamos con los trabajos expuestos.

1.Conferencia Central:El trabajo: las razones de la colera”. Vincent de Gaulejac (RISC – Francia). Presenta: Ana Correa

gaulejac 1

Foto TAS

vincentAUDIO 1: Descargar Aquí 93.7 MGB. 68 min.

 

 

 

 

2.Mesa Redonda: Politicidad del sufrimiento: experiencias en instituciones– Jacques Rheaume (UQuebec, Canada) Min 00 al 20′; Dominique Lhuilier (CNAM, Francia) Min. 20′-50′.; Andrea Pujol (UNC, Argentina); Ana Correa (UNC, Argentina). Coordina: Ana Correa.

3. Mesa Redonda: La psicosociología y sociología clínica en el Cono Sur: perspectivas en desarrollo, con la participación de Ana Araújo (UDELAR, Uruguay); – Teresa Carreteiro (UFF, Brasil); Patricia Guerrero (UChile_Tripalio, Chile) y Ana Correa (UNC, Argentina)

2016-09-02 12.42.55

 

 

 

AUDIO 3: DESCARGAR AQUI. 129 MGB. 89 min.

 

 

4. Dominique Lhuilier, Conferencia La unidad dialéctica de las actividades humanas“.

domi2016-09-01 15.55.12

AUDIO 4: Descargar aquí 101.6 MGB. 73 min.

 

 

 

5. La exposición de Tripalio en la mesa: Cuerpo, trabajo vivo y cooperación– Marcelo Astorga (UChile, Chile), Camila Ovalle (UChile, Chile), Pablo Zuleta (UChile, Chile), Marcelo Balboa (UChile, Chile), Patricia Guerrero (UChile). Coordina: Melisa Herranz.

IMG_20160901_131051669_HDR

La mesa reunió diversas lecturas elaboradas por el grupo Tripalio de Santiago de Chile, equipo abocado al estudio del Sufrimiento, la Salud Mental y el Trabajo. El espacio congregó un conjunto de propuestas en torno al análisis de ciertas determinantes del trabajo vivo, entre ellas el lugar del cuerpo en la producción de subjetividad y las posibilidades de la cooperación.

Las lecturas presentadas remiten al cuerpo y a la cooperación como un “eslabón” que articula múltiples dimensiones de reflexión para las ciencias sociales dialogando con diversos ejes de análisis vinculados a los actores y a la estructura social, entendiendo que los debates en teoría social contemporánea han estado marcados por críticas que desde el pensamiento postmoderno y el postestructuralismo han problematizado las relaciones entre las estructuras sociales y los sujetos y su poder de agenciamiento.

IMG_20160901_124546098_HDR

  1. “Cuerpo, Trabajo e Historia de Vida”. Marcelo Astorga. Sociólogo Universidad de Chile. Doctorante en Ciencias Sociales. Profesor colaborador en Magister en Psicología Comunitaria Universidad de Chile y Magister en Psicología Social Universidad Alberto Hurtado.

La ponencia aborda el cuerpo y el trabajo en relación a la historia de vida tomando el concepto de hexis corporal (Bourdieu). El texto problematiza el sufrimiento en el trabajo dentro de los debates en torno al malestar presente en la sociedad chilena. A partir de la noción de trabajo vivo y la noción de cuerpopriación (subjetivación del mundo) cabe preguntarse por el cuerpo como un analizador, como un vector de espacio-tiempo, constituyente de la experiencia. Esto es: ¿Dónde, cuándo, cómo se constituye la experiencia laboral del malestar? La pregunta tiene un valor político en tanto los fenómenos constituidos en el trabajo pueden ser elaborados ya sea como malestar, sufrimiento e incluso injusticia en función de los discursos que hacen sentido a la experiencia (atendiendo a la propia responsabilidad o resignación). Esta perspectiva observa críticamente los fenómenos de organización del trabajo que han intentado disminuir el tiempo de producción y aumentar las ganancias para el capital, extraer mayor valor del tiempo de los trabajadores y de paso, producir una manera de ser, una sociedad del rendimiento.

  1. Cooperación, creatividad y trabajo en el tratamiento de las psicosis. Camila Ovalle Sazie, psicóloga, arte terapeuta, actriz-directora de teatro espontáneo, Universidad de Chile.

Este trabajo es una sistematización sobre la acción realizada entre el 2012 y el 2016 con jóvenes usuarios de un “Centro diurno de Rehabilitación en Salud Mental” en la ciudad de Santiago. Desde el dispositivo de terapia grupal a través del grupo centrado en la tarea literaria, queremos mostrar como la participación social centrada en el trabajo creativo y la cooperación son un camino de salud y emancipación.

El trabajo que aquí presento se inscribe en el marco de una larga tradición de estudios e intervenciones que proponen el lugar central que ocupa el trabajo respecto de la salud y especialmente respecto de la salud mental. Las perspectivas teóricas para procurar comprender esta relación son conceptualizaciones como grupalidad (Aguiar, Pichón Rivière), creatividad (Fiorini), trabajo vivo y cooperación (Dejours).

Conclusiones: La relevancia de este estudio es aportar herramientas teóricas y metodológicas concretas para contribuir a corporeizar las políticas de salud pública que apuntan a la promoción de la salud mental a través de la participación, generando espacios de palabra y de escucha en torno al trabajo creativo y cooperativo, el fortalecimiento del grupo de pares, la inteligencia práctica en el entrenamiento de un oficio; visualizando así el trabajo como camino de salud y emancipación en las practicas de salud mental contemporáneas.

  1. “Virilización del cuerpo subjetivo como obstáculo al Trabajo Vivo”. Zuleta, Pablo. Psicólogo. Doctorando en Psicologia Universidad de Chile.

La ponencia presenta la idea de que el recurso a la virilización del cuerpo subjetivo es una condición de la denominada Organización del Trabajo Contemporánea (OTC), en buena medida regida por los principios de rentabilidad, rendimiento individual y competitividad. La virilización del cuerpo subjetivo en el trabajo, entendida básicamente en función de una escisión entre la base sensible del cuerpo y la actividad intelectual fundada principalmente en la negación del sufrimiento en el trabajo, opera como mecanismo de adaptación principal a las exigencias y sobre-exigencias de la Organización del Trabajo actual, al mismo tiempo que como soporte subjetivo de dominación y explotación laboral.

Las condiciones planteadas por Chistophe Dejours para que el sufrimiento en el trabajo pueda ser mudado en placer, consiguiéndose así el ciclo del “Trabajo Vivo”; a saber: reconocer y soportar el fracaso que implica el enfrentamiento con lo real del trabajo; la movilización subjetiva requerida para saldar la brecha entre el trabajo prescrito y el efectivamente realizado, experimentando el logro que con esta movilización se consigue y; el reconocimiento de dicho esfuerzo y dicho logro por otros seres humanos es obstaculizado por el recurso a la virilización, pues al negarse el sufrimiento en tanto primer motor de la movilización subjetiva, al des-sensibilizarse el cuerpo, el sufrimiento en el trabajo deja de ser una exigencia de trabajo para la psique, deja de ser motor del trabajo vivo.

  1. 2016-09-01 12.33.10“Cuerpo Transubjetivo y Cooperación (In)Consciente en el Trabajo”. Balboa, Marcelo. Psicólogo clínico y Magíster en Psicología Clínica Universidad de Chile. Coordinador de Unidad Clínica del Trabajo y de las Organzaciones del Programa Clínica de Atención Psicológica CAPs de la Universidad de Chile. Especializado de temas de clínica grupal e institucional.

La ponencia aborda el tema de la cooperación en el trabajo. La Cooperación aparece en el campo del trabajo como un elemento inherente, propio de la acción colectiva para el logro de cualquier objetivo productivo o de servicios. La teoría organizacional más clásica define la cooperación, y le da carácter de competencia individual, fundamental para el trabajo en equipo. Nuestra ponencia pretende problematizar esta noción. Desde nuestra perspectiva como psicólogo grupalista operativo, y desde la perspectiva de la psicodinámica del trabajo, se plantea que aquello que se observa como fenómeno de cooperación en el trabajo, es el resultado de procesos subjetivos e intersubjetivos más complejos y profundos, que implican la Grupalidad, que es por definición inconsciente. Para comprender a cabalidad la problemática del trabajo y en particular, para dar cuenta de la cooperación en el trabajo, se debe considerar la dimensión inconsciente como una determinante fundamental. La ponencia intenta hacer un contrapunto entre las definiciones de cooperación más frecuentes, asociadas a lo organizacional y al managment; la noción de cooperación propuesta por la psicodinámica del trabajo de Ch. Dejours; con las nociones propias de la teoría de la Grupalidad, que considera las aportaciones de autores como José Bleger (Sociabilidad sincrética y sociabilidad por interacción), Wilfred Bion (Grupo de Supuesto Básico y Grupo de Trabajo), René Kaës (Alianzas inconscientes), y Enrique Pichón-Rivière (Teoría del Grupo Operativo). Hecho el contrapunto se construye una propuesta teórica comprensiva del fenómeno de la cooperación en el trabajo.

  1. Cooperación y movilidad social: Condiciones para una educación más justa socialmente. Patricia Guerrero. Psicóloga y Master en Psicología. Universidad Católica. Master y Doctora en Sociología. Universidad Paris 7

El siguiente trabajo es fruto de una etnografìa y un trabajo de entrevistas de un año dentro de los equipos directivos de dos escuelas de la ciudad de Santiago de Chile. Los hallazgos de este estudio muestran que los directivos tienen una visión más progresista y de justicia social respecto a la migración, la diferencias de aprendizaje, las dificultades de movilidad, las diversidades sexuales, los problemas asociados a la vulnerabilidad que los profesores de las escuelas.

La hipótesis en la literatura señalan que los directivos docentes no hacen clases sino que solo administran, de ahí una relación diferente con los estudiantes. Sin embargo, nos damos cuenta que hay dos espacios que tienen los directivos a diferencia de los profesores.

  • Tienen espacios de cooperación entre ellos. Si bien tienen una sobrecarga de trabajo, tienen un equipo de gestión con el que se juntan todas las semanas, comparten sus problemas de trabajo, analizan las situaciones de profesores y estudiantes. Analizamos este espacio de cooperación desde la mirada de Dejours.
  • Tienen movilidad dentro de las horas de trabajo. Una de las cosas que valoran de su trabajo es la posibilidad de salir del colegio sin pedir autorización, pueden ir al baño cuando lo estimen conveniente. Esta libertad con que cuentan y esta administración del cuerpo los hace sensible a la situación de los profesores y estudiantes que no pueden desplazarse por el establecimiento con la libertad que necesitan. Los estudiantes porque están bajo la rigidez propia del dispositivo escolar y los profesores porque su labor es controlar a los estudiantes. Por otro lado, pasar frío y calor por falta de climatización de las aulas influye en la relación de los profesores con sus estudiantes.

El trabajo de cambiar las nociones de normalidad hacia algunas que tengan relación con la justicia social al interior de la escuela pasa también por transformar los espacios de cooperación y la movilidad de los profesores y estudiantes. Por otro lado, estar atentos a sus propios tiempos corporales, a las necesidades básicas del cuerpo, al control de la temperatura de los espacios es central. No pasa por lo administrativo, lo formativo, sino lo corporal y el vínculo entre pares, directivos y estudiantes.

 

La escucha en los Grupos

El Programa de Estudios Psicoanalíticos “Clínica y Cultura” de la Universidad de Chile, a través de la Unidad de Investigación de Grupos e Instituciones (UGI), organizó el Coloquio “La Escucha en los Grupos”, el Sábado 2 de Julio del 2016. Esta instancia se orientó a proporcionar una serie de reflexiones teórico- metodológicas relacionadas con la escucha en los grupos, fundamentales para poder detectar aquellos parámetros que nos permiten realizar una aproximación comprensiva al suceder grupal, en diversos espacios de intervención, como psicoterapéuticos, educativos, comunitarios, laborales y/o psicosociales.

Escuchar. Biografía y trayectoria laboral

Investigar en perspectiva biográfica (sobretodo en relación a la trayectoria laboral) implica atender al fenómeno de la escucha en toda su amplitud. En lo que sigue se presentan algunos de los textos que podrían apoyar esta labor.

“Oír es un fenómeno fisiológico; escuchar, una acción psicológica”. (BARTHES, 1986: 243)

“(…) él (el analista) debe volcar su propio inconsciente, como un órgano receptor, en la dirección del inconsciente transmisor del paciente. Debe ajustarse al paciente como un receptor telefónico se ajusta al micrófono transmisor… el inconsciente del médico es capaz, a partir de los derivados del inconsciente que le son comunicados, de reconstruir ese inconsciente, que determinó las asociaciones libres del paciente”. (FREUD, 1912: 115).

“Se debe instalar un modo de escucha para que el sufrimiento como condición y principio esencial de enfrentamiento con lo real sea tematizado en relación al afecto que provoca ‘que moviliza o paraliza al sujeto delante de lo real”. (MENDES, 2014:14).

BIBLIOGRAFIA

Escuchar:

BARTHES, R. Lo obvio y lo obtuso. El arte de escuchar. Paidós, 1986.

FREUD, S. Trabajos sobre técnicas psicoanalítica y otras obras (1911-1913). AMORRORTU. Tomo XII.

MENDES, A.M. La escucha analítica del sufrimiento y el saber-hacer del clínico del trabajo. Trabajo y subjetividad indagaciones clínicas. 2014.

Trayectoria laboral.

Frasssa, M.J. El mundo del trabajo en cambio. trayectorias laborales y valoraciones subjetivas del trabajo en un estudio de caso. 2005.

Jimenez, C. Trayectorias laborales de clases media y trabajadora: Una aproximación a las estrategias de reproducción social. Congreso ASET. 2015.

Rivero. A. Análisis de las trayectorias laborales de trabajadores con formación gerencial de postgrado. Congreso ASET. 2015.

Roberti, E. El Enfoque Biografico En El Analisis Social. Claves para un estudio de los aspectos teo?rico-metodolo?gicos de las trayectorias laborales. 2012.

Roberti. ME. Rupturas y subjetividades. Un acercamiento a la perspectiva de las trayectorias laborales. 2012.

SUAYA,D. Historia Vital del Trabajo (HVT). TAS 2012.

 

Investigar en Perspectiva Biográfica.

Arfuch. El espacio biográfico. Introducción 17-31.

Bourdieu. La Ilusión biográfica. Historia y Fuente Oral, n.o 2,Universidad de Barcelona., España, 1989. 27-33.

Clot, Y. La otra ilusión biográfica.Historia y Fuente Oral, núm. 2, Universidad de Barcelona, España, 1989.

Cornejo, Marcela (2006). El enfoque biográfico: trayectorias, desarrollos teóricos y perspectivas. Psykhe, 15, 95-106.

Cornejo, Marcela; Mendoza, Francisca & Rojas, Rodrigo (2008). La investigación con relatos de vida: pistas y opciones del diseño metodológico. Psykhe, 17(1), 29-39..

Cornejo, Marcela; Besoaín, Carolina. Desafíos en la generación de conocimiento en la investigación social cualitativa contemporánea. 2011.

Legrand, Michel (1999). La contra-transferencia del investigador en los relatos de vida. Proposiciones, 29, 115-121.

Moyano, Ortiz. Los Estudios Biograficos en las Ciencias Sociales del Chile reciente: Hacia la consolidacio?n del enfoque. 2016

Merlinsky, G. (2006) “La entrevista como forma de conocimiento y como texto negociado”, en Cinta Moebio 27.

Santamarina, Marinas. En Delgado y Gutierrez. Historias de vida e historia oral. 1994.

Valles, M. “Capitulo 7. Técnicas de conversación y narración (II): La metodologia biografica”. En Técnicas cualitativas de investigación social: Reflexión metodológica y práctica profesional. Pp 235-278. 1998.

Cuerpo.

Bourdieu. Meditacion pascalianas

Bourdieu. “La Creencia y el Cuerpo”. En El Sentido Práctico.

Csordas, T. Somatic Modes of Attention.Cultural Anthropology, Vol. 8, No. 2 (May, 1993), pp. 135-156.

Duch Y Melich – Escenarios de la corporeidad. Editorial Trotta. 2012.

Fernandez, M.Tecnología, cuerpo y acto de trabajo. Ejercicio prospectivo. Congreso ASET. 2012.

LE BRETON – elogiodecaminar

LE BRETON – sociologiadelcuerpo. Nueva Visión. 2002.

LE BRETON, D. – Antropologia-Del-Cuerpo-y-Modernidad

Merleau Ponty. LIBRO. Fenomenologia de la Percepcion. Editorial Planeta Agostini. 465 PAGS. pdf

Ramirez, M. La filosofia del quiasmo. Intro pensamiento M Ponty. FCE. 2013.