René Kaës. Taller de lectura

Kaes y otros. La institución y las instituciones. 257 pags. 1987.

Puede decirse que las ideas de Kaës son complementarias al planteamiento de Dejours para efectos de abordar el sufrimiento laboral. Ya sea pensado como hecho institucional en Kaës u organización del trabajo en Dejours (respecto a la división de tareas y la división de hombres), se trata en ambos casos de una estructura de relaciones con la cual los sujetos conviven en una situación de sufrimiento que puede tener características patológicas. La institución en Kaës es un objeto heterogéneo que regula, preexiste y se impone a los sujetos singulares que se inscriben en ella (así por ejemplo familia, escuela, empresa, etc), se trataría de una formación social y cultural compleja que requiere ser pensada para abordar el trasfondo implícito y necesario de la vida psíquica singular subjetiva. El espacio laboral es una institución con manifestaciones concretas en el campo de la producción de bienes y servicios.

Frente a la pregunta por el sujeto del sufrimiento institucional Kaës señala que esto implica aceptar la idea de que la institución funciona como objeto psíquico común del grupo institucionalizado[1]. La perspectiva de este autor es particularmente productiva en tanto problematiza los aspectos sociales del sufrimiento: “No podemos satisfacernos con un análisis que aborde sistemáticamente el sufrimiento institucional como si se tratara de una causalidad anclada en la pura historia personal: el sufrimiento actual no se resuelve siempre en la historia singular, sino que puede estar anclado en la red del vínculo”[2].

Desde Kaés pueden distinguirse tres fuentes de sufrimiento: “fuentes que aparecen imbricadas cuando se trata de la queja o de la designación de la causa: una es inherente al hecho institucional mismo; la otra, a tal institución particular, a su estructura social y a su estructura inconsciente propia; la tercera, a la configuración psíquica del sujeto singular”[3]. Para Kaës sería de interés aquellos sufrimientos que se producen con motivo de la vida institucional “la institución en nosotros, lo que en nosotros es la institución, es lo que sufre” en el que a su vez operarían mecanismos de defensa ante el sufrimiento asociados a las funciones del pacto de negación, cuyo efecto es la no inscripción psíquica de las experiencias dolorosas. Se trataría en este caso de perturbaciones graves que no se expresan por ningún sufrimiento accesible al sujeto, con una defensa tal que mantiene tales impulsos de sufrimiento fuera del campo de experiencia. Kaés distingue tres aspectos particulares del sufrimiento institucional asociados a ciertas disfunciones.

i. El sufrimiento asociado con una perturbación de la fundación y de la función instituyente.

ii. El sufrimiento asociado con las trabas a la realización de la tarea primaria

iii. El sufrimiento asociado con la instauración y el mantenimiento del espacio psíquico.

[1] Kaës, R.op cit. Pag 56.

[2] Kaes, R. op cit Pag 56.

[3] Kaes, R. La institución y las instituciones. Pag 54.

“El malestar en la cultura pone en evidencia una segunda línea de reflexión. Se refiere a las compensaciones y el contrato, obtenidos a cambio de la coacción y el renunciamiento. “El hombre civilizado ha trocado una parte de felicidad posible contra una parte de seguridad.” En este trueque, el pasaje de la pluralidad al agrupamiento es decisivo. Constituye la base de la vida en común. Freud escribe: “El poder de esta comunidad en tanto derecho se opone al del individuo, censurado con el nombre de fuerza bruta. Al operar este reemplazo de la fuerza individual por el poder colectivo, la cultura ha dado un paso decisivo. Su carácter esencial consiste en que los miembros de la comunidad limitan sus posibilidades de placer, en tanto que el individuo aislado ignoraba toda restricción de esta clase” ((Kaës, Pag 42)

“El concepto de contrato narcisista (P. Castoriadis-Aulagnier, 1975) puede incluirse, a mi juicio, en la continuidad de las propuestas formuladas por Freud en el artículo de 1914 sobre el narcisismo. Tres ideas son dignas de atención: la primera, que el individuo es en sí mismo su propio fin, y es al mismo tiempo miembro de una cadena a la que está sometido. La segunda, que los padres hacen de su hijo el portador de sus sueños de deseo no realizados y que el narcisismo primario del hijo se apoya en el de sus padres, así como, a través de éstos, el deseo y el narcisismo de las generaciones precedentes sostuvieron, positiva o negativa- mente, su venida al mundo. Dicho de otro modo, a cada recién nacido se le asigna la misión de asegurar la continuidad narcisista de la generación. Un año antes, Freud había puesto de relieve la transmisión de la culpabilidad a través de las generaciones; ahora subraya la transmisión narcisista. La tercera idea es que el ideal del yo es una formación común a la psique singular y a los conjuntos sociales (familia, instituciones, naciones)”. (Kaës, Pag 47)

“Llamo ‘pacto de negación‘ a la formación intermediaria genérica que, en todo vínculo, trátese de una pareja, un grupo, una familia o una institución, condena al destino de la represión, la negación, la renegación que mantiene en lo irrepresentado y en lo imperceptible, hecho que vendría a poner en cuestión la formación y el mantenimiento de ese vínculo y de esas cargas de las que es objeto. Puede considerarse, pues, el pacto de negación como uno de los correlatos del contrato de renuncia, tanto de la comunidad de cumplimiento del deseo como del contrato narcisista. Es su reverso y su complemento”.(Kaës, Pag 51).

Kaes. Complejidad de los espacios institucionales. Psiconalisis APBA. 16 pgs. 2004.

Kaes Anzieu Cronica-de-un-Grupo. Gedisa 240 págs. 1976.

Kaes. La transmision de la vida psiquica entre generaciones. 1997. Conferencia en Bs Aires. 20 págs.

Kaes Un-singular-plural. Amorrortu. pags 299. 2007.

Kaes. La-palabra-y-el-vincuo. Amorrortu. 358 pags. 1994.

Kaes. El-grupo-y-el-sujeto-del-grupo. Amorrortu. 414 pags. 1993.

 

Referentes y complementos:

Anzieu-Martin-libro-1971-La-Dinamica-de-los-grupos-pequenos.

Anzieu. El grupo y el inconsciente. 101 pgs.

Anzieu El-Yo-Piel.

Foladori. La intervención institucional.310 pgs.

Lourau. Libertad de movimientos. Introducción al análisis institucional. 168 pgs.

Lourau. El estado y el inconsciente. 238 pgs.

Mauss, Marcel – Ensayo sobre el don (1924)

Melanie-Klein-Para-Principiantes.