Una región en imágenes: O’higgins

Paleontología en la región de O’higgins:

Ver video documental 1988 (32 min). A propósito del hombre de la laguna. Ver min 22 Hombres de cuchipuy.

En 1967, un grupo interdisciplinario de científicos del Museo Nacional de Historia Natural y la Universidad de Chile excavaron en los cortes del desagüe, a unos 8 km al Oeste de Cuchipuy, encontrando dos niveles culturales a 1 ,O4 y 2,35 m de profundidad. El primero contenía instrumentos de una industria de cazadores-recolectores que se fechó por R.C. 14 en 6.130 años A.P.; el segundo produjo material Iítico en asociación con osamentas de fauna extinta, el que fue fechado por R.C. 14 en 1 1.380 años A.P.

Ver Video explora sobre museo.

Ver Videos Rutas de la Patria Nueva.

 

 

Video Cooperativa Campesina de Salineros Cahuil.

 

 

El notable liderazgo femenino ha llevado a la FEPANAV a obtener la primera planta procesadora de algas para consumo humano en manos de una federacio?n. La presidenta de la Federacio?n, Cecilia Masferrer, lidero? el acuerdo con la Cooperativa Coalmar, para reactivar la planta de procesamiento de El Chorrillo, y en 2009 fue creado el emprendimiento “Algueros de Navidad”,32 que busca valorizar las algas, a fin de mejorar el valor de compra en playa y generar puestos de trabajo digno para las asociadas, a trave?s del “comercio justo”. De hecho, no contratan varones porque “las experiencias con hombres no fueron satisfactorias, no cortaban bien el cochayuyo”.33

Adema?s de mejorar las condiciones de vida de los asociados, la planta busca generar mejores mercados para el producto, evitar la depredacio?n del recurso y generar un modo de explotacio?n sustentable. Con estos objetivos, las li?deres de la planta se han propuesto dar a conocer las propiedades del cochayuyo tanto en mercado nacional como internacional. Adema?s, ofrecen el producto procesado: tienen mermelada, escarchas, cochayuyo trozado y en harina, y luche.

Inauguración planta procesadora 2014.

Mermelada de cochayuyo revista Paula.

En Sercotec.

Las algueras de Navidad se han lanzado a la conquista del mercado nacional. Para ello, se han aliado con Kollofken, empresa orientada al mercado gourmet y que tiene puntos de venta en los barrios ma?s exclusivos de Santiago, Vin?a del Mar, La Serena y Rancagua. Tambie?n venden al pu?blico general en la planta, y a verduleros y chefs que hacen preparaciones con las algas. Cecilia Masferrer destaca que si bien hay intere?s por consumir el producto, existen barreras para comercializarlo, y por ello el pro?ximo objetivo de la federacio?n es contratar a un ingeniero comercial que les ayude a perfilar el plan de negocios y distribucio?n.

www.alguerasdenavidad.cl.

Entrevista Cecilia Masferrer.

Por otro lado, el mercado internacional au?n es solo un gran potencial. Las algas de Navidad tuvieron un gran e?xito en la Expo Mila?n 2015: se agotaron en la tercera semana de la exposicio?n. Alli? los chefs italianos crearon recetas apoyadas en el cochayuyo, evidenciando su potencial de mercado en Europa, gracias a su cara?cter de sabor “exo?tico” y, a la vez, porque cumplio? con las regulaciones europeas. Adema?s de un alto valor nutricional, tienen un bajo contenido de metales pesados, elemento que las algueras atribuyen a la ausencia de puerto en la costa de la regio?n. En la misma li?nea, Cecilia Masferrer ha sido invitada a eventos en Japo?n, Indonesia y Peru?, junto a estar en tratativas con Holanda para exportar el producto; tambie?n reciben personas en pasanti?as, interesadas en temas de sustentabilidad y productos orga?nicos.

La viabilidad del negocio del procesamiento de algas para consumo humano, con el objetivo de agregar valor, es reconocida por la Federacio?n de Pescadores de Pichilemu. Su presidente, Genaro Guerrero, sen?ala que el cochayuyo en paquete puede venderse a $2.500 el kilo, mientras que si se pica puede venderse a $4.000 el kilo, lo que aumentari?a significativamente las ganancias, reduciendo la cantidad de trabajo pesado que tendri?an que llevar adelante los algueros. Pero la federacio?n au?n no cuenta con los recursos necesarios para instalar la planta y comprar las ma?quinas necesarias. (Libro Lacoste. Rutas de la Patria Nueva).

Las algueras de pichilemu 2012. Revista Ya.