Wilhelm Reich

Wilhelm Reich: Cuerpo y Discurso

  • por

El sistema vegetativo y la cultura ...

La palabra y su relación con el cuerpo son algunos de los elementos que se abordan en este trabajo.  Es una tesis que ‘habla’ del hablar planteando también las posibilidades que tiene la conversación libre en la sociedad chilena, un país en donde ha operado con fuerza el tabú de la política y la sexualidad. Por ello el tema ‘Enjoy the silence’ (disfruta el silencio) del grupo de música inglés Depeche Mode (1990) resulta pertinente como introducción al problema:  “Enjoy the silence, words like violence, break the silence, come crashing in into my little world, painful to me, pierce right through me”[1].

Con estos antecedentes, el documento explora las aproximaciones que han realizado las ciencias sociales al problema de la relación entre el discurso, el cuerpo (su vivencia) y su no poco común separación. En efecto, sabemos que el cuerpo es y ha sido objeto de reflexión desde las ciencias humanas en toda su historia (Platón, Aristóteles, Nietzsche, Foucault, etc.). No obstante, cabe hacer notar que es en la perspectiva fenomenológica trabajada por el filósofo alemán Edmund Husserl (1859-1938) donde se encuentra un eje de aproximación donde se esclarecen las aristas del problema en forma muy cercana a la concepción que plantea la biosíntesis de Boadella. Lo interesante es notar que el cuerpo puede ser concebido como un cuerpo humano sentido (leib) y no -sólo- como un cuerpo físico o cosa (körpe).  En efecto, Leib y Körpe son dos palabras del idioma alemán que distinguen aquello que en el idioma español aparece atado en un sólo término: cuerpo.Leer más »Wilhelm Reich: Cuerpo y Discurso

El día de la Marmota (una lectura desde el Carácter)

  • por

El Carácter como Día de la Marmota

David Boadella afirma que el carácter es la historia congelada de la persona. Plantea además que la neurosis limita la espontaneidad de ésta y la lleva a un acorazamiento, reduciendo sus potencialidades para explorar el ambiente que la rodea y desarrollarse. Este planteamiento me hace pensar en una película notable, cómica,  que dentro de sus múltiples lecturas permite ilustrar como se vive el mundo desde el carácter, esa estructura firme y arraigada que describió W. Reich y que impide la libre circulación de la energía, y con ello, de la vida misma.Leer más »El día de la Marmota (una lectura desde el Carácter)

Antes del atardecer, antes del Amanecer (el campo de Tracción)

  • por

Antes el amanecer, antes del atardecer.

En Biosíntesis se habla de Campo Motórico de Tracción, a aquella posibilidad de movimiento que permite traer hacia sí lo que necesitamos, deseamos o amamos. Pueden ser muchas acciones del cuerpo, desde la mano del bebé que se extiende para prender un objeto, hasta el abrazo o el movimiento general de atracción hacia sí. Las dificultades en el desarrollo evolutivo de este Campo Motórico, llevan a que se desarrolle una tracción negativa, que la persona no pueda traer hacia sí lo que desea o necesita. Esta temática se puede expresar a veces cuando tenemos que tomar decisiones que nos enfrentan al temor y que nos pueden condenar a vivir en una constante nostalgia, pues en ella recordamos la posibilidad de haber podido traer hacía nosotros lo que queremos y que por miedo terminamos alejando.Leer más »Antes del atardecer, antes del Amanecer (el campo de Tracción)

Sobre La vida de los peces

  • por

Junio de 2010: Miguel Otero es embajador en Argentina y señala al
diario El Clarín: «la mayor parte de Chile no sintió la dictadura«.

Otero y la vida de los peces.

¿A quién le importa la vida de los demás?, se pregunta Andrés, el
protagonista de ‘La Vida de los Peces’, una película chilena de Matías
Bize que pareciera haber encantado a gran parte de la crítica. La ví
el otro día y hay algo curioso, escucho y leo que se trata de una gran
película sobre “una historia de amor que no fue”. La de dos adultos de
poco más de 30 años, ex pololos de adolescencia, que se reencuentran
después de muchos años en una fiesta de compañeros de colegio y que
anhelan retomar su historia. Andrés (Santiago Cabrera) vive en Europa
y se gana la vida relatando lugares de ensueño para una revista de
viajes. Beatriz (Blanca Lewin) tiene una linda familia, con dos
mellizas y buena situación. Dos versiones de éxito, pero a ellos no
los hace feliz. Pareciera faltarles algo. Están nostálgicos de un
proyecto de amor adolescente truncado por vidas conservadoras y
apagadas.Leer más »Sobre La vida de los peces